¿Hacia dónde va la Minería? el profesor David Knights, catedrático de la Universidad de Queensland, en Australia, estuvo en Lima, en el tradicional Jueves Minero del Instituto de Ingenieros de Minas (IIMP) para decir directamente que la industria se encamina hacia la automatización, la digitalización y la ausencia de humanos en la operación. Esto, que se ha dicho muchas veces, ahora lo confirma un australiano.

Todos los procesos productivos de la minería (y de otras tantas industrias) se realizarán de forma automatizada y de forma remota. “Si los yacimientos muestran una tendencia de reserva abierta a profundidad, al fondo del tajo se pretende armar equipamiento netamente automatizados y de menor capacidad para pensar en aumentar el ángulo del talud, lo que disminuye el factor de seguridad”, dijo.

“Australia está en plena marcha de integrar equipos automatizados”, recordó. “Hoy hay cuatro empresas que operan más de una flota de 220 camiones automatizados en Australia; tiene la mayor concentración de equipos automatizados para la minería en el mundo”. Un camión automatizado cuenta con 180 sensores y es capaz de capturar más de 2.5 terabytes cada día. Rio Tinto lo hace todos los días.

La minería del futuro será por tanto menos segura para el ser humano, que deberá ser apartado de las operaciones, pero perfecta para las máquinas. Los camiones del futuro no tendrán que doblar: podrán ir a la misma velocidad tanto hacia delante como en reversa, y se ahorrarán el ciclo de giro. Otra ventaja de los camiones mineros es que estos necesitarán de caminos más estrechos en el tajo. “Los esfuerzos para automatizar la mina no significa que todas las personas saldrán de la mina; habrá equipos convencionales trabajando en medio de los automatizados”, explica. Los humanos, quiéranlo o no, serán alejados de las zonas peligrosas.

La automatización es una alternativa también para alargar la vida de operaciones como Yanacocha y Antamina, para postergar la transición del tajo abierto a la explotación subterránea. Con los equipos automatizados, dijo, se puede aumentar el ángulo del talud. “Lo que implica se podrá extraer mineral desde una profundidad mayor”, sostuvo. El objetivo de las empresas será en un futuro no muy lejano “identificar el equipamiento con lo que se cuenta y la capacidad de uso de no entrada en orden de lograr la sustentación de este sistema en operaciones mineras”, afirmó el destacado especialista.

En el futuro, podremos repensar la manera en que extraemos mineral. “En lugar de ocupar camiones cargadores podríamos utilizar fajas flexibles para extraer el mineral”, manifestó el profesor David Knights. “Este será un proceso más continuo y más fácil de automatizar”. En la minería actual no se ha podido automatizar todo. Cuando suceda, si sucede, la producción minera dará un salto considerable.

 

Fuente: Revista Energiminas.
Redacción: Kizuroko.