El ministro de Economía de Perú, Carlos Oliva, descartó el lunes “grandes cambios” en política tributaria como consecuencia de la nueva ley minera que alista el Gobierno en busca de modernizar la norma que rige a la principal actividad económica del país.

El presidente de la República, Martín Vizcarra, anunció hace una semana que enviará al Congreso una iniciativa que renovará la actual legislación que data de hace casi tres décadas. “No estamos previendo grandes cambios en la parte tributaria, obviamente analizaremos caso por caso, pero eso no debería ser el foco porque nosotros creemos que la carga tributaria que tienen ahora las mineras está en el promedio internacional y no podemos perder competitividad”, dijo Oliva en un encuentro con la prensa extranjera.

La actividad minera representa un 60% de las exportaciones totales de Perú, el segundo mayor productor mundial de cobre, plata y zinc y el sexto de oro. El ministro afirmó que la actual ley minera ha sufrido “una serie de parches que a veces no ha sido muy consistentes entre sí”, como por ejemplo en el tema de los convenios de estabilidad tributaria en el sector.

“La idea es tener una ley que promueva verdaderamente la inversión, una inversión que sea sostenible con el ambiente y de alguna manera que tenga la aprobación social que es uno de los grandes problemas que hemos tenido”, manifestó Oliva. El sector minero sufre constantes protestas de poblaciones locales debido al temor de que sus operaciones contaminen tierras de cultivo o fuentes de agua, un conflicto que ha postergado millonarias inversiones.

Actualmente, pobladores en Arequipa protestan contra un proyecto de Southern Copper que generaría una inversión de US$ 1,400 millones. “La idea es que (la ley) sea algo, no sé si consensuada, pero por lo menos dialogada con todos; con los gobiernos regionales, con los gremios, para ver qué vamos a proponer”, dijo Oliva.

 

Fuente: Revista Rumbo Minero.
Redacción: La Casa del Contenedor.