Horario de atención: Lunes a Viernes de 8:30am a 6:00pm | 966489362 | 956622402 ventas@lacasadelcontenedor.com

El Gobierno Regional de Arequipa (GRA) tiene una cartera de cuatro proyectos mineros importantes para su desarrollo y crecimiento económico, informó el gerente general de la Cámara de Comercio e Industria de Arequipa (CCIA), César Lütgens.

Estos representan una inversión de $5,660 millones y contemplan la generación de más de 6 mil empleos, tanto directos como indirectos. Entre ellos está Don Javier, ubicado en el distrito de Yarabamba (Arequipa), así como Pampas del Pongo, en el distrito de Bella Unión en la provincia de Caravelí, que se estima generará 3,294 empleos directos en la etapa de construcción y 1,256 empleos directos en la etapa de operación, además de 7,850 indirectos durante la operación.

El proyecto Tía María generará 3,600 puestos laborales en su construcción, 600 trabajos directos en la operación y 4,775 indirectos. El cuarto es el proyecto Zafranal, ubicado en el distrito de Huancarqui, en la provincia de Castilla. Este generará 3,000 cupos en su construcción, 800 empleos directos en la etapa de operación y 5,000 indirectos cuando entre en operación.

“Hay una inversión importante para Arequipa y con esto podría destacar por encima de todas las regiones del Perú, pues tiene todas las condiciones para despegar de una manera notable si se tuviese apertura a todo lo que tiene, las oportunidades no se presentan siempre, pero eso sí, tiene que hacerse a niveles que no afecte la convivencia con los demás sectores económicos”, dijo tras señalar que como CCIA será vigilante de que los Estudios de Impacto Ambiental (EIA) se cumplan, según lo que ofrecen las compañias mineras.

En el caso de Tía María, precisó que se puede aprovechar para consensuar e incluso adelantar parte del canon minero en beneficio de la provincia de Islay, y que este dinero se invierta en la construcción de la represa que se necesita, es decir, sacarle provecho en beneficio de toda la población. También sostuvo que podría conformarse un equipo de monitoreo ambiental participativo que supervise el desarrollo del proyecto y el cumplimiento del mismo, priorizando que no afecte ni contamine el valle de Tambo. Aquí tendría que sumarse la empresa, sociedad civil y el Estado, avalados por organismos internacionales neutrales.

Por lo tanto, ante el problema y desorden que se vive por el rechazo al proyecto Tía María, César Lütgens pidió a las autoridades a promover el diálogo para llegar a un consenso y solución. “Nuestras autoridades fueron elegidas para lograr e impulsar el diálogo y articular consensos, y no podemos entender que una autoridad promueva el desorden y azuce la violencia, por eso pedimos que reflexionen y encuentren espacios dialogantes”, comentó.

 

Fuente: Revista Rumbo Minero.
Redacción: La Casa del Contenedor.